martes, 30 de diciembre de 2014

una blanca Navidad?

Hace unos días estrenamos nueva estación, esa que tarda tan poco en llegar pero tanto en irse (o es lo que me parece a mí), aunque lo que más me gusta de ella es lo bien que empieza cada año.
Puerta del Sol Madrid

Huele a navidad, a acebo, a jengibre, a leña mojada y al pato con reducción de Oporto que cada 25 de diciembre preside la mesa de mi casa. Pero también huele a ilusión, a sonrisa y a reuniones con amigos y familia.



Estamos en unas fechas en las que los paseos por la tarde bajo las increíbles luces que engalanan las calles son un placer como pocos. Los establecimientos comerciales sustituyen la habitual música (en ocasiones ratonera) por villancicos y melodías que nos transportan a nuestra infancia y aunque lo neguemos, todos tenemos preparada nuestra carta de reyes (unas más largas que otras).

Si la barita de oro de la diosa fortuna se ha equivocado de objetivo y no te ha tocado el gordo de Navidad, no te entristezcas, te propongo tres planes que seguro servirán para que te des cuenta de lo mucho que puedes hacer en Madrid durante los próximos días.

Mercadillo navideño Plaza Mayor
¿Todavía no has visitado el mercadillo navideño de la Plaza Mayor? Solamente tienes hasta la tarde-noche del 31 para dejarte enamorar del ambiente que genera incluso en las calles aledañas. Música, luces, gente, olor a Navidad, a castañas asadas en los puestos ambulantes y a uvas de la suerte. 
Como la visita es intensa por el número de casetas y la cantidad de gente que hay, lo mejor es hacer una parada para merendar en uno de los lugares más típicos de Madrid.

chocolateria San Gines
¡Qué hay más navideño que un paseo por el centro y una merienda a base de chocolate con churros!  Como no podía ser de otro modo, la parada la hacemos en la Chocolatería San Ginés, templo churrero por excelencia y uno de los más renombrados de la capital, por lo que no te extrañe ver la inmensa cola que se forma para ganar un diminuto recoveco en el que deleitarte con este gran placer. La calidad es muy buena y aunque es un poco caro y bullicioso, es un must” en tu lista de quehaceres navideños.


Gourmet Experience
Otro de los planes imprescindibles para estas fechas es el de pasear por la Gran Vía, parar en la Plaza de Callao para subir al Gourmet Experience y pedir una copa de Marqués de Murrieta con una porción de queso manchego... oh! placer de dioses. Si tienes la suerte de encontrar una mesa junto a la ventana, podrás deleitarte con la maravillosa estampa de Madrid a vista de pájaro en Navidad, todo un regalo para la vista. ¿Todavía no has estado? Entonces te recomiendo que leas la entrada que hice hace unos meses acerca de este lugar y no pierdas más el tiempo. Eso sí, ya me contarás qué tal la Experiencehttp://www.adondemellevarias.com/2014/10/de-shopping.html

Hotel Only You
¿Esta terraza te ha dejado con ganas de más? te recomiendo que des un paseo hasta la calle Barquillo y entres en el Hotel Only You, un palacete del siglo XIX en el que  han sabido fusionar a la perfección los estilos vanguardista y colonial. En su salón podrás disfrutar de una conversación tranquila tomando un café caliente o una copa sintiéndote como en casa. En definitiva, un lugar sólo apto para aquellos que disfrutan de los placeres de la vida.

La Panza es primero - Libertad
Por último, el tercer plan que os propongo para estas fechas comienza en la calle Libertad, en concreto en uno de mis restaurantes mexicanos favoritos: La Panza es primero. Antes de nada necesitáis comenzar con un Margarita 100% casero que te transportará en segundos al otro continente. Una vez metidos en faena, unos buenos tacos de pollo cabreado y de cochinita pibil harán el resto, convertir tu visita en una experiencia para repetir. 
Lo mejor para reposar la comida es un buen paseo por la calle Augusto Figueroa, una de las arterias comerciales de la capital que, gracias a las excelentes tiendas de zapatos que capitanean el gremio de comerciantes allí asentados, ha extendido su fama más allá de nuestras fronteras.  
No hay nada mejor que unos zapatos nuevos para seguir adelante con nuestro rumbo. La siguiente parada está en la calle San Mateo, en el museo del Romanticismo. La visita no durará mucho, tan sólo 45 minutos serán suficientes para que viajes en el tiempo hasta la España del siglo XIX. Pintura, muebles, documentos y otros objetos personales te transportarán a uno de los siglos más bochornosos de nuestra historia.
Café del museo del Romanticismo
Tras la visita, lo mejor será reponer fuerzas en el café del Jardín, en el mismo museo. Este pasado verano os mostré a todos la belleza de sus jardines con una de las entradas que más encanto recogen. http://www.adondemellevarias.com/2014/07/para-cambiar-de-perspectiva.html. Pues bien, en esta ocasión os recomendaré el salón interior para deleitar nuestros sentidos con el placer de sus tartas, la elegancia de sus rincones y la belleza de su decoración. 
Tres planes para unos días llenos de magia que consiguen sacar lo mejor de nosotros. ¡No dejes que el frío pueda contigo!  Sal, disfruta, comparte y sobre todo recuerda que en buena compañía ningún plan puede fallar.

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios :

Publicar un comentario