jueves, 27 de noviembre de 2014

... para compartir algo más que un fichero excel?


Dentro de unos días estrenaremos mes, pero no un mes cualquiera sino Diciembre, ese mes mágico, especial, portador de sorpresas y buenos momentos que probablemente no olvidarás. 

brindis empresa

Para algunos es sinónimo de vacaciones y relax en familia, para otros este factor es motivo de tortura. Los hay que sueñan con lo que harán si les toca la lotería, otros, simplemente disfrutan con el espectáculo de pasear por la noche al amparo de las espectaculares luces de navidad. Comidas familiares, reencuentros con amigos, regalos por doquier (o carbones)... en fin, el abanico es muy amplio.


Cierto es que el espíritu navideño está siendo gravemente atacado por los supermercados y su obsesión por adelantar los villancicos y el turrón a verano, pero obviando este detalle... ¿No te entra una vacío terrible cuando pasadas esta fechas tienes que guardar otro año más el árbol? mejor no pensemos en esto que todavía queda mucho.

Otra de las estampas típicas navideñas es la de las comidas/cenas de empresa. Todos los años pasa lo mismo. Que si dónde reservamos, que si cuántos iremos, que si yo este año paso de organizarlo... Como seguro que todavía hay indecisos y rezagados esperando hasta el último momento, en la entrada de hoy recomendaré varios lugares donde no fallará el evento.


Casa Mono
El primero de ellos es Casa Mono. Situado en Argüelles, este local de dos pisos siempre goza de un ambiente increíble. Mientras en la planta baja puedes cenar con amigos o familia, en la planta de arriba te tomas una copa tranquilamente. La carta es variada y atiende a todos los gustos y por supuesto, los camareros te asesorarán a la perfección. Pero si no quieres complicarte, te recomiendo que escojas un menú cerrado que de opción a seleccionar entre dos segundos. Evitarás complicaciones y te aseguro que no fallarás. La decoración está muy cuidada y aunque es cierto que no lo recomendaría para ir en pareja debido al bullicio que a veces se concentra, cuando vas de cena de empresa lo último que buscas es la tranquilidad y sosiego. ¿Inconveniente? quizás la zona, que personalmente no es de mis favoritas para salir de copas pero bueno, para gustos.

Restaurante La T
Si la zona anterior no te convence, entonces te recomiendo que reserves en La T. Un gastrobar situado en el barrio de Malasaña que merece la pena conocer. Como en el caso anterior, cuenta con dos ambientes, el de restaurante y bar de copas, por lo que la primera ya la tienes asegurada. La decoración está tan bien pensada que te sentirás igual de cómodo yendo en pareja que en una cena de amigos o compañeros de trabajo. La carta es excelente, de hecho, de las mejores de Madrid relación calidad-precio. El trato es cercano y servicial independientemente del aforo que tengan, cosa que se agradece en los tiempos que corren (algunos restaurantes de la capital en este aspecto es para darles de comer aparte). Las croquetas están realmente buenas y el jamón ibérico es de una calidad excelente. el magret de pato lo bordan y el steak tartare no es el mejor que he probado pero no está nada mal. Otro de los puntos fuertes es que para salir y continuar la velada tienes muchas opciones acordes con todos los gustos.

Oribú Gastrobar
Siguiendo con la tónica de restaurante con espacio para tomar la primera copa os recomiendo Oribú, en la misma zona que La T. La carta rompe con todos los esquemas que puedas tener ya que te pueden servir desde el mejor Dimsum de rabo de toro hasta unos huevos rotos o nigiri de salmón gratinado. Su cocina es tradicional con toques japoneses, lo que lo convierten en un templo gastronómico a la altura de cualquier plan que se te ocurra. El trato es muy bueno y el ambiente es inmejorable. Si tuviera que darle algún punto negativo sería el agobio que se forma con tanta mesa, pero estoy segura que cuando estás en buena compañía, te olvidas de todo y solamente te centras en disfrutar.

Fabes Casa Hortensia
Si las tres opciones anteriores no te convencen y quieres algo más tradicional y castizo, te recomiendo reservar en Casa Hortensia, en la calle Fuencarral. De entrada no es un lugar ostentoso que destaque por su decoración pero nada más te sientes y te sirvan comprenderás por qué te lo recomiendo. Sin duda es el restaurante asturiano de referencia en la capital. Las fabes están de muerte, pero la merluza a la sidra merece un capítulo aparte... sin duda de lo mejor que he probado. Si a todo esto sumamos el magnifico trato, la cantidad de las raciones y la ubicación, harán que si reservas aquí quedes como el mejor maestro de ceremonias... Mmmm ¿realmente estás seguro de querer serlo? 

La Maruca Santander - Madrid
Si eres más de barrio de Salamanca, te recomiendo La Maruca en la Calle Velázquez. El secreto de su éxito es haber encontrado una fórmula de gran calidad de producto combinada con el asequible precio y el toque moderno de autor. El resultado es una magnífica carta que, si combinamos con el gran ambiente que tiene, el éxito está garantizado. Como en casi todos, el punto débil es el espacio, que brilla por su ausencia pero con un poco de organización de mesa no habrá problema. ¿Qué pedir? Escojas lo que escojas no fallarás pero no te olvides de la cecina con virutas de foie, sencillamente perfecta. Aunque no tiene un espacio para copas como tal, es un buen lugar para tomar la primera antes de seguir por el barrio de fiesta.

El B_us La Latina
La última opción que te presento hoy está en el barrio de la Latina y es El B_us, un restaurante realmente bueno situado en un barrio que siempre esconde lugares espléndidos. A pesar de que la carta cuida hasta el mínimo detalle, sin aludir a florituras y adornos rimbombantes, sin duda se han superado con la selección de vinos, corta pero intensa. Si no quieres fallar con la elección de platos, pide el tartar de salmón, el queso al horno y los canelones de cordero, te acordarás de mi. Después del postre podéis probar alguno de sus cócteles y empezar una velada diferente en un tipo de restaurante diferente.

¿Todavía sigues con dudas? Entonces lo que te pasa es que realmente no te apetece la cena, reconócelo. Yo personalmente, después de haber hecho este recorrido gastronómico hasta me sentaría al lado del jefe.

Está claro que hay un abanico de restaurantes tan amplio como gustos te puedas imaginar, pero como siempre digo, lo más importante es compartir ese momento con alguien especial, capaz de conseguir que cada instante quede inmortalizado en el más preciado de los lugares: el recuerdo.

Ojalá seas capaz de conseguirlo en esta ocasión y si no es así no te preocupes, pronto volveré para darte más ideas de adónde me gustaría que me llevaras contigo.



Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios :

Publicar un comentario