martes, 15 de julio de 2014

... para cambiar de perspectiva??

Láminas de MadridCierra los ojos y piensa qué elegirías si te concedieran tres deseos.

Estoy segura de que muchos pediríais poder volar. Aunque fuera tan sólo por un día, tener la oportunidad de poder acariciar el cielo con tus manos y admirar, a vista de pájaro, los mejores y más adorados paisajes con los que siempre has soñado.


Otros, sin embargo, desearíais vivir en una ciudad sin ruido, tranquila, sin prisas... Donde cada instante es un regalo y cada imagen una instantánea para la posteridad.

Vale, ya pongo los pies en la tierra y me centro en la entrada de hoy... Aunque no penséis que voy tan desencaminada.

En esta ocasión se trata de dos destinos muy diferentes, pero a la vez son dos de las mejores y más cotizadas terrazas de Madrid que, perfectamente, podrían encajar en el perfil de nuestros soñadores de hace un momento. Mientras una de ellas besa el cielo,  la otra, aunque está en la tierra, es una máquina del tiempo que te transporta a otra dimensión. En una se dan cita los mejores eventos y se concentra la gente más chic. Por el contrario en la otra, tu compañía será el canto de los gorriones mientras mantienes una interesante conversación en un inmejorable ambiente. ¿Que cuáles son?

Terraza CBA Gran Vía

Una de ellas como no podía ser de otro modo, es la terraza del Círculo de Bellas Artes, que nos ofrece una de las más impresionantes panorámicas urbanas de Madrid. Para acceder, simplemente necesitas una invitación o adquirir en las taquillas la entrada (por el simbólico precio de 3€) que te da la llave a la azotea.



Tartan Roof CBANada más subir y acercarte al balcón, lo primero que admiras es la grandiosidad del parque de El Retiro. A medida que te mueves hacia la izquierda, la panorámica se amplía y te permite acariciar la fuente de Cibeles, divisar los edificios de la calle Gran Vía o mirar de tú a tú al majestuoso Skyline de la ciudad.

Como en las alturas normalmente tienes más calor, qué menos que refrescarte con un buen mojito, un gintonic o una buena cerveza bien fría. De todas formas, si tienes la suerte de poder sentarte en la sombra, los nebulizadores de la terraza te lo pondrán un pelin más facil (si eres de los que los soportan... Yo personalmente los detesto).

Evento terraza Circulo Bellas Artes
Y si el hambre acecha,  el equipo del Tartan Roof  te ofrecerá lo mejor que tiene su carta, desde tempura húmeda de cangrejo de concha blanca hasta tartar de atún, pasando por un taco de rabo de toro... Toda una renovada oferta a disposición del más exigente de los paladares.


Volviendo a poner los pies en la tierra, la otra cara de la moneda se esconde tras los muros del Museo del Romanticismo: El Café del jardín. En pleno barrio de Malasaña encontramos este mágico lugar, adorado por muchos y conocido por unos pocos. Se accede por la misma puerta que al museo y su horario es algo reducido: Hasta las 20.30h las tardes de mayo a octubre.


Terraza Café del Jardín - Museo del RomanticismoDe entrada, la cafetería sigue la tónica del museo: Ambiente de palacete francés rococó del siglo XIX. Lo realmente interesante comienza al cruzar la puerta que da acceso al jardín del patio interior. Una vez allí, es como si los pies se despegaran del suelo y automáticamente te transportaran a otro lugar del que ya no puedes salir.

Jardines café del jardinLo primero que piensas es que estás en cualquier lugar menos en pleno corazón de una ciudad de más de 3 millones de habitantes. El trino de los pájaros y el sonido del agua procedente de la fuente situada en el centro del jardín, vierten sobre ti el elixir de la paz, el sosiego y la tranquilidad que habías olvidado. De repente el lejano sonido de una voz te despierta de tu retiro espiritual. Se trata del amable camarero que te trae la carta para que acompañes tan especial momento.

Tartas caseras Café del jardinSi no eres de café y lo que te apetece es un té, la variedad que tienen seguro que acertará con tu gusto. ¿El imprescindible sin duda? Las tartas 100% caseras, de esas que aunque seas amante del salado acaban conquistando hasta a la más rebelde de tus papilas gustativas.  

Pues bien, dos lugares para soñar al alcance de dos soñadores que aunque parezca que no, tienen algo en común: El gusto por lo bueno.

Lo increíble de una ciudad como ésta, es que seas de dónde seas y tengas los gustos que tengas, siempre hay un lugar al que ir, un sitio que visitar, un recuerdo que atesorar. Afortunadamente puedo decir que yo tengo muchos, pero son pocos en comparación con los que me esperan en todos esos lugares a dónde me llevarás... Sólo me queda esperar con ilusión nuestro próximo destino...











No hay comentarios :

Publicar un comentario