viernes, 25 de abril de 2014

... cuando quien elija sea yo?

La entrada de hoy tiene truco porque no me dejaré llevar sino que te toca a ti dejarte llevar por mí. ¿Destino? Hoy la brújula indica el noroeste, en concreto el centro de La Coruña. ¿Quién dijo que sólo nos pueden sorprender en Madrid?

Concurso tortillasComo todos sabéis, soy fan incondicional de la barra de bar. De hecho, podría pasarme horas y horas ensalzando sus virtudes, pero claro, no es ni el lugar ni el momento (quedamos cuando queráis y lo discutimos con una copa de vino). Creo que ya he dado una pista de a dónde os llevaré.

Para luchar contra la leyenda de que los gallegos ni subimos ni bajamos hemos creado varias rutas de tapas en función del tipo de local y cocina: Tradicional, moderna, para sentarse… Y sí, todas nos generan conflicto interior. ¿El motivo? Algo tan simple como tomar la decisión de cuál escoger (y por ende cuál desestimar).

¿Tradicional? La Milla de Oro del tapeo tradicional de Coruña lo forman las calles de La Estrella, Franja, Olmos y Barrera. Ahí puedes degustar desde un risotto o pulpo a la brasa hasta un cocodrilo, una ración de raxo o unos tigres. ¿El secreto? La perfecta fusión entre calidad, ubicación y precio. De todos ellos me quedo sin duda con tres:




    La bombilla
  • La Bombilla: Más que un bar es una institución. ¿Dónde sino verás los botes de Cola Cao como servilleteros? Eso sí, el desmesurado tamaño de sus croquetas rivaliza con el diminuto tamaño del local. ¡Pero quién dijo que eso es un impedimento! Tras haber conseguido el maravilloso pincho de ternera con pimiento y patatas y el de chorizo (dos imprescindibles), coges tu caña y sales a la calle a disfrutar de tu suculento botín. ¡Lo mereces después de haber conseguido encontrar hueco en la barra!

    Cocodrilo
  • A troula: Mundialmente conocido como El Cocodrilo, es otro de los imprescindibles de nuestra ruta. Si consigues encontrar un sitio donde sentarte (esta siempre lleno) lo que tienes que pedir es el Cocodrilo, una tapa de fino filete de ternera colocado sobre varios pisos de patatas fritas enganchado con un palillo y, por supuesto, la ración de criollo, sencillamente sensacional.

  • O’Tarabelo: Para cerrar la ruta tradicional, qué menos que cruzar la calle, entrar en el local rival y sentarte ante sus míticos barriles y pedir el imprescindible: El pincho O Tarabelo. Se trata de un filete de ternera empanado sobre un manto de patatas unidos por un palillo. Si, es muy similar al del Cocodrilo y por tanto ha sido motivo de disputa de varias generaciones. ¡Con lo que me gusta a mí la polémica! Si todavía tienes hambre no dejes de pedir la ración de zorza, es de las mejores de Coruña.

La ruta que a continuación os recomiendo contrasta bastante con la anterior. Bien es cierto que la calidad de la materia prima es inmejorable, pero pasamos del barril y el aire clásico al estilo cool & chic más sofisticado. Eso sí, la ubicación no es tan buena pero merece la pena dejarse llevar. Comenzaré llevándote a:


    Curcuma
  • Cúrcuma: Uno de los originales bares de tapas de Coruña. Está situado en una zona menos céntrica que cualquiera de los recomendados anteriormente, pero merece la pena el paseo. Las tapas son escasas pero muy elaboradas y baratas, lo que permite probar diferentes opciones en dependencia del gusto. Sin duda muy recomendables los pimientos del piquillo rellenos de grelos con crema de castañas, el risotto de hongos con crocante de jamón, cualquiera de sus croquetas, el pastel de puerros y el pastel de atún y mejillones. La carta de vinos es escasa pero bien seleccionada. La pena que no sea un poco más grande porque agobia un poco.

    La Picoteria
  • La Picotería: Otro de los imprescindibles si lo que te gusta es tapear de manera diferente. Situado en la zona de Juan Flórez, es difícil encontrar un hueco el fin de semana. Tienen una carta bastante buena en cuanto a vinos se refiere y la cerveza es Estrella Galicia de barril, lo cual le da más puntos. Las mejores tapas son: La sartén de trigueros gratinados con jamón ibérico, la hamburguesa, el queso de cabra asado con confitura de tomate y frutos secos y por supuesto, de postre, la tarta de manzana... De las mejores que he tomado.

    Alma negra 
  • Alma Negra: De los tres sin duda es el que mejor ubicación tiene. Es amplio, de techos altos y el servicio rápido y eficiente, lo cual lo posiciona todavía más. La extensa pero elaborada carta no sólo afecta a las tapas, sino a los vinos, por lo que de entrada ya sabes que no saldrás defraudado. No puedo decir si me gustó más la tosta de cecina con compota de tomate y rulo de cabra o el surtido de hamburguesas de ternera gallega... ambos impresionantes. Si escoges las hamburguesas te recomiendo las croquetas de cecina porque recuerdan a las de la abuela pero, si finalmente te decantas por la tosta, en vez de las croquetas no dejes de pedir los saquitos de pollo con espinacas y setas en su salsa...¡Un manjar de dioses!
Es cierto que si pensamos en ciudades "tapeadoras" Coruña no ocupa los primeros puestos ya que que el concepto de caña/vino y tapa o no está arraigado o es reciente. De todos modos, esta selección es una muestra de la gran calidad de la oferta gastronómica de la ciudad. Si algo está claro es que para cenar bien no es necesario sentarse en una mesa.

En fin, esta vez me he adelantado y he sido yo quien te ha transportado al maravilloso mundo del tapeo coruñés. Estoy deseando descubrir cuál será la próxima sorpresa que se esconde en tu chistera. Mientras tanto pensaré a dónde te llevaré yo otro mágico día contigo.




No hay comentarios :

Publicar un comentario