domingo, 23 de febrero de 2014

... un día de morriña

En condiciones normales, la fórmula perfecta para combatir la "Morriña" es un paraguas, una mesa en la que podría alimentarse a todo un regimiento, los amigos de siempre y la comida de mamá.

Lo sé, madre no hay más que una y sólo ella es capaz de levantar el eterno debate que pone a un país en jaque: ¿Quién hace la mejor tortilla? Todos sabemos la respuesta.


Pues bien, como la mejor es la de mi madre (no hay discusión posible) y por desgracia no me la puede hacer tanto como me gustaría, he salido a buscar lugares que le hacen ligera justicia y que me recuerdan a ella. Por supuesto el escenario es Madrid... Otro día escribiré acerca de la capital mundial de la tortilla: Betanzos.

Vale, no me enrollo más, ahí va mi top 4 (os aclaro que no tengo orden de preferencia):

Pincho de tortilla de La Ardosa1. La Ardosa: situada en la calle Colón, por la zona de tribunal, es ese lugar en el que entras y pierdes la referencia del tiempo. Uno de los míticos sitios que todo el mundo debería conocer no sólo por la personalidad del local, sino por la calidad absoluta de todo lo que ofrecen. La tortilla es sencillamente perfecta, de las que hacen llorar de placer y siempre necesitas repetir. Otro factor fundamental que han sabido explotar, es el de tener una gran selección de vinos y cervezas, capaz de dar cobertura a todos los paladares.



Pincho tortilla Txirimiri2. Txirimiri: creo que muchos coincidiréis conmigo en que sí hay una tortilla con cebolla caramelizada donde la fusión de todos los ingredientes es inmejorable, esa es la de Txirimiri. Os recomendaría el de La Latina, pero el trato del personal no puede ser más deficiente y es una pena dejar escapar la magia de este magnífico pincho por este factor. Por eso, si queréis disfrutarlo en condiciones, Ventura Rodríguez es a dónde os tendréis que dirigir... Sabréis entonces de lo que hablo...


Pincho tortilla El Borbollón3. El Borbollón: quizás sea el menos conocido de los cuatro seleccionados, pero sin duda es un "must" en cualquier lista que merezca la pena. Situado en lo que para mi es la milla de oro de los restaurantes de Madrid, la calle Recoletos, éste restaurante conserva esa tradición de sentarse en la barra, pedir una caña y charlar con un personaje anónimo que está a tu lado por el mismo motivo que tú. Sin duda, la tortilla merece mención especial por el mimo con el que la preparan y la calidad de la materia prima. De hecho, la última vez que estuve me transportó a mi casa durante unos minutos... Corto pero intenso.

Pincho de tortilla de Juanalaloca4. Por último, la perla de "oro" de las tortillas de cebolla: Juanalaloca. La definición de insensatez debería de ser la siguiente: Domingo, 8 de la tarde, de cañas por la Latina y no degustar la tortilla de cebolla de Juanalaloca. De entrada, la explosión de sabores es tan fuerte, que te cuesta distinguir los ingredientes. Sólo cuando pasan unos segundos, despiertas de tu letargo con el más sabroso sabor de boca que puedas llegar a imaginar. Eso sí, se encargan de cobrártelo: un pincho de tortilla a precio de oro.


Bueno, pues con estas cuatro recomendaciones doy por concluida mi entrada de hoy. Eso sí, volviendo a la introducción, por muy buenas que sean estas tortillas, jamás serán como la de mi madre. Éste es el motivo por el que no las tengo ordenadas por preferencia, porque para mí cada una lleva dentro una esencia diferente y como todos sabemos, las comparaciones son odiosas.

Queda pendiente una entrada sobre la tortilla de Betanzos. Entonces ese día ya no me preguntaré "A dónde me llevarías", más bien será un "A dónde te llevaré"...










No hay comentarios :

Publicar un comentario